Share:

Almohada Termoreguladora Outlast de Velfont

Sea el primero en opinar sobre este producto

Al Comprar la Almohada Termoreguladora Outlast de Velfont

Se obtiene: Almohada Termoreguladora Velfont Outlast Adaptive Comfort® con regula la temperatura y la humedad, compuesta con tejidos de gran calidad y la mejor fibra virgen, confeccionada con tejido termo-regulador Outlast® Adaptive Comfort®.

Porque la Almohada Termoreguladora Outlast de Velfont esta compuesta de 100% fibra poliéster hueca siliconada Neotherm®, Tejido inferior: 100% algodón y La almohada Termo-reguladora Velfont es de firmeza media.

Disponibilidad: En existencias

Price :
Desde:

Precio Habitual: 32,30 €

Precio Especial 25,84 €

EUR
Firmeza Almohada Media Tejido TermoRegulador Outlastt Composición Algodón Doble Funda Nuevo Producto en el catalogo.

* Campos requeridos

Desde:

Precio Habitual: 32,30 €

Precio Especial 25,84 €

Detalles

Como comprar almohada termoreguladora velfont

Para comprar almohada termoreguladora velfont en areaconfort

Tiene que seleccionar el producto de su preferencia de almohada termoreguladora velfont, y seleccionar las opciones como talla, color o complementos que necesite, y añadirlo al carrito de compra.

Puede comprar almohada termoreguladora velfont de fabricacion Española.

Por diferentes medidas o Colores.

La almohada Termo-reguladora de Velfont está confeccionada con tejido termo-regulador Outlast® Adaptive Comfort®, la más avanzada tecnología desarrollada por la NASA, un tejido que regula la temperatura y la humedad, por lo que proporciona un descanso mejor, reduciendo así los picos de temperatura corporal que pueden causar alteraciones del sueño, la tecnología termorreguladora activa compensa las fluctuaciones térmicas debajo del edredón para reducir el calor excesivo que suele provocar sudoración, reduciendo el sudor y el sobrecalentamiento.
 
La almohada Termo-reguladora Velfont de doble funda, está confeccionada con tejidos de gran calidad y la mejor fibra virgen, hueca, siliconada y conjugada. Esta fibra aporta volumen, ligereza, suavidad, tacto seda, elasticidad y gran capacidad de recuperación, además de ser muy resistente al uso y a los lavados.
 
La almohada Termo-reguladora Velfont es de firmeza media.
 
Composición almohada outlast:
Tejido funda: 100% algodón Outlast®.
Tejido inferior: 100% algodón.
Relleno: 100% fibra poliéster hueca siliconada conjugada Neotherm®.
 
Lavado doble funda: Máquina 40ºC y centrifugado suave.

Fibra huecaFibra hueca: Fibra hueca de un solo canal: El canal de la fibra hueca permite la circulación constante del aire, facilitando así la evaporación de la humedad. Las características que convierten a la fibra hueca en la mejor fibra es que conforma un tejido muy higiénico y transpirable que evita la acumulación de malos olores y le da propiedades antialérgicas. Asimismo, es muy ligera pero voluminosa, suave, esponjosa y tiene una gran capacidad de recuperación, es decir, vuelve a su forma inicial una vez se elimina la presión de la cabeza.



Fibra hueca siliconadaFibra hueca siliconada: Fibra original (virgen), ya sea natural o artificial, con forma de tubo y recubierta de silicona para un mejor deslizamiento y una pronta recuperación del material tras las deformaciones que se le aplican.



NeothermNeotherm: La fibra Neotherm® de un solo canal puede, además, ser de varios tipos: simplemente hueca, fibra hueca siliconada, o fibra hueca siliconada conjugada. Si es siliconada significa que ha recibido un tratamiento especial de silicona que le da un tacto extra suave y satinado. Otro tipo es la fibra hueca siliconada conjugada, con la que están confeccionadas de la línea técnica Velfont. Esta fibra también está siliconada, pero además es rizada en espiral, lo que hace que tenga mucha más capacidad de recuperación y proporciona más volumen a la almohada. Además, los productos de fibra tienen un mantenimiento más sencillo que las almohadas con otro tipo de rellenos. Eso sí, hay que seguir ciertos consejos básicos para que su funcionamiento siga intacto durante más tiempo. Cada uno de nuestros productos va acompañado de unas etiquetas con instrucciones de lavado que se deben tener en cuenta. Se deben sacudir periódicamente para facilitar la eliminación de la humedad. Y por último no se deben aplicar directamente a fuentes de calor, ya que esto podría dañar las fibras motivo por el cual no se pueden planchar.



OutlastOutlast: Outlast® Adaptive Comfort® reduce los cambios de temperatura y humedad que ocurren junto a tu piel. La incomodidad, irritabilidad, el cansancio y el sentimiento de inquietud general son eliminados. Se denomina tecnología de materiales phase change (PCMs), “cambio de fase”, y fue desarrollada en un principio por el “Triangle Research and Development Corporation” (TRDC) para su uso en trajes y guantes espaciales para proteger a los astronautas de las fluctuaciones extremas entre el frío glacial y el calor abrasador que sienten cuando dan una vuelta por el espacio o cuando arreglan la estación espacial. A diferencia de los tejidos que encontramos en la ropa tradicional de cama, el tejido Outlast® absorbe el exceso de calor corporal, “traspasando” el material más frío hacia el Outlast®. Al buscar el equilibrio térmico, el calor se distribuye por todo el tejido Outlast®. Cuando la temperatura corporal llega a ser más fría que la de la capa Outlast®, el calor realiza el mismo ciclo a la inversa, vuelve al cuerpo para mantener el equilibrio termal.



El algodónEl algodón: Hace más de 7.000 años ya se cultivaba el algodón en Egipto, India y Perú. Y es que el algodón es la fibra natural más valorada y se utiliza desde la antigüedad para crear todo tipo de tejidos. La planta del algodón se cultiva en zonas cálidas y templadas con tierras ricas y bien trenadas. Tras la caída de la flor, el capullo del algodón madura y se transforma en una bola oval o copo, que al abrirse deja al descubierto las fibras de algodón. Cada copo puede tener hasta 20.000 fibras y de su longitud y brillo depende la calidad del algodón. El algodón, se compone en un 94% de celulosa, que se deposita en él durante su maduración, dándole así su estructura cristalina y consistencia definitiva. Al secarse, las fibras se enredan entre sí de forma natural. Es en este momento cuando se recoge, para pasar después al proceso de hilatura. El resultado, es la obtención de un producto natural, resistente y con una gran capacidad de absorción, pero que además es transpirable y tiene un tacto suave y agradable. Por todo esto, el algodón proporciona una profunda sensación de frescor cuando se utiliza en la ropa de cama.



LA ALMOHADA IDEAL: Si durante su descanso o al levantarse tiene dolor de cuello o espalda, posiblemente su almohada no es la más adecuada para su fisonomía y debería cambiarla.
Según afirma José Ignacio Normand, jefe de servicio de Traumatología del Hospital Sonsoles (Ávila) en un artículo publicado en el diario el País de fecha 03 AGO 2014. "La complexión física o la postura preferida para dormir determinan qué tipo de almohada es la más adecuada para cada persona. Se trata de que, al acostarnos, la columna vertebral quede recta, como cuando permanecemos de pie. Es decir, que desde el comienzo de las cervicales al final de la espalda, esté alineada.”
 
Para encontrar la almohada más conveniente y adecuada a nuestra forma de dormir así como a nuestra complexión, según afirma en un artículo publicado en el diario el País de fecha 03 AGO 2014, Francisco J. Márquez Dorsch, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital Sanitas La Moraleja (Madrid), “La primera norma es que es recomendable dormir siempre con almohada, sujeta la cabeza y favorece que adoptemos una posición natural en la que nuestra musculatura se encuentre relajada”; "dormir sin almohada haría que el cuello estuviera inclinado forzando una postura antinatural durante muchas horas ", la almohada que usamos afecta directamente a nuestras cervicales y espalda "En la zona del cuello", argumenta Márquez, "hay múltiples articulaciones, ligamentos y músculos en los que se acumulan tensiones durante el día; para que estas estructuras se relajen durante las ocho horas de sueño, deben permanecer en una posición cómoda". Los factores que deben influir en nuestra elección de la almohada más adecuada son su firmeza y su altura.


LAS ALMOHADAS SEGÚN SUS MATERIALES
 
Almohadas de fibra: Son enteramente lavables lo cual favorecen su higiene además tienen una gran capacidad de recuperación por lo que son generalmente muy cómodas, además aportan  una gran transpiración y frescor gracias a la circulación del aire en su interior, lo que favorece la absorción de la humedad.
 
Almohadas de Viscoelástica: Son termosensibles lo que le dan mayor adaptación al ajustarse perfectamente a la forma de nuestra cabeza, lo que nos proporciona el mejor soporte y favorece la adaptación de nuestras cervicales.
 
Almohadas de Látex: El látex es un producto natural que le confiere una estructura interna de poros abiertos, lo que le confiere una mayor ventilación favoreciendo un mayor higiene.


LAS ALMOHADAS SEGÚN LA POSTURA AL DORMIR
La posición que adoptamos en nuestro descanso, determina la almohada más adecuada a nuestra postura corporal:
 
Si dormimos de lado: Una almohada alta y dura levantaría nuestro cuello lo cual nos llevaría a una postura demasiado forzada y poco natural, por otra parte con una demasiado blanda y baja haría que el cuello cayese perdiendo la alineación adecuada con el resto del cuerpo. Según afirma en el artículo publicado en el diario el País de fecha 03 AGO 2014, Francisco J. Márquez Dorsch, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital Sanitas La Moraleja (Madrid), la fórmula matemática para elegir los centímetros de grosor que debe tener la almohada Ideal: ""Basta con medir la distancia que va desde el extremo del hombro a la cara. Se puede hacer colocándose de pie con un hombro apoyado contra la pared y midiendo la distancia que queda de la pared a la oreja; al resultado se suman entre dos y cuatro centímetros dependiendo de la dureza de la almohada"". En definitiva, alguien con hombros anchos necesitará una almohada más gruesa que otra persona de hombros más estrechos.
 
Si cambiamos mucho de postura: Para dormir con cambios frecuentes de postura, lo recomendable es una almohada de altura y firmeza media.
 
Si dormimos boca abajo: Por lo general es recomendable una almohada baja y blanda que nos ayude a adoptar una postura en la cual la cabeza quede alineada con nuestro cuerpo de forma natural, igual que al estar de pie.
 
Si dormimos boca arriba: Para un descanso boca arriba, una almohada de firmeza y altura intermedia es la más recomendable.
 
Para los niños pequeños: Según afirma en el artículo publicado en el diario el País de fecha 03 AGO 2014, Francisco J. Márquez Dorsch, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital Sanitas La Moraleja (Madrid), ""Los bebés tienen la cabeza más grande en proporción al cuerpo que los adultos"", por eso, al dormir, su cabeza queda alineada con el cuerpo y no necesitan usar almohada. ""Podría ser recomendable que la utilizaran a partir del año de vida y debería ser pequeña, mullida y de material hipoalergénico"".
 
Para los que roncan: Según recomienda en el artículo publicado en el diario el País de fecha 03 AGO 2014 la doctora Clara Beltrán, especialista en Otorrinolaringología y en Medicina Subacuática e Hiperbárica, la mejor posición para descansar y evitar dolores de espalda y problemas respiratorios (como la apnea o los ronquidos), ""es la de cubito lateral o fetal"", dormir de lado y con la columna recta. El Síndrome de Apnea Obstructiva se produce, explica Márquez, ""por un cierre de la vía respiratoria motivada por la relajación muscular durante el sueño (la vía respiratoria se obstruye especialmente, a nivel del paladar y de la base de la lengua)"". Pero existen casos en los que solo aparecen apneas en una posición –apneas posturales–, ""sobre todo boca arriba"", matiza Beltrán, ""con lo que se debe intentar evitar que estos pacientes duerman es esa posición. Si dormimos boca arriba, una almohada demasiado alta no favorece la respiración, ya que nos hace flexionar la cabeza hacia adelante y obstruye las vías respiratorias"". Para ellos, apunta Márquez, ""existen almohadas especialmente diseñadas, que obligan a quien las usa a adoptar una postura de lado y evitar con ello el cierre de la vía respiratoria"".
 
Para dormir en pareja: Debido a la existencia por lo general de diferencias en el peso o estatura, cada persona debería contar con la almohada más adecuada a su complexión y forma de dormir.


¿Cómo cuidar mi almohada?¿Cómo cuidar mi almohada? Si la almohada dispone de doble funda, es aconsejable lavarla conjuntamente para que el relleno quede más protegido. Utilizar el programa de lavadora para prendas delicadas a baja temperatura con detergente líquido suave. No utilizar suavizantes. Almohadas de plumas: Introducir dentro de la lavadora dos pelotas de tenis envueltas y atadas con medias. Almohadas de fibra o látex: Enrollar la almohada y sujetarla con una cuerda o hilo para evitar que se desenrolle. Introducir la almohada en el mismo sentido en el que gire el tambor. Para evitar que las almohadas choquen demasiado contra el tambor de la lavadora, lavar más de una almohada en cada lavado. Realizar un segundo aclarado para evitar que permanezca cualquier residuo de detergente en el interior de la almohada. Secar la almohada en la secadora o al aire libre: Secadora: Utilizar un programa de ciclo de secado en frío. Si fuese necesario más de un ciclo, sacar la almohada y ahuecarla antes de introducirla de nuevo (para las almohadas de duvet, introducir en la secadora dos pelotas de tenis envueltas y atadas con medias). Aire libre: Colocar la almohada en un lugar totalmente horizontal y ahuecarla una vez seca.



¿Cuándo debo reemplazar mi almohada?¿Cuándo debo reemplazar mi almohada? Según los expertos en descanso, lo ideal sería reemplazar nuestra almohada en un periodo de entre seis meses y dos años como máximo. Cuando se trata de cambiarla, es importante recordar que la almohada ideal debe rellenar el hueco entre la cabeza y los hombros, para así evitar dolores de espalda y demás daños físicos totalmente innecesarios. En primer lugar y aunque no seamos directamente conscientes de ello, con el paso del tiempo las propiedades de nuestra almohada pueden perder efectividad y calidad. De hecho, cuando llevamos tiempo utilizando la misma, deja de aportarnos la comodidad del principio y, de rebote, daña progresivamente nuestra espalda. En segundo lugar, la almohada podría ser una cuna de ácaros, polvo y suciedad. Aunque puede lavarse, la efectividad de la limpieza no es tal como cambiarla. Para evitar compartir cama con estos pequeños seres vivos, es mejor reemplazar la almohada frecuentemente. Y, en tercer lugar, con el paso del tiempo, nuestra almohada se empapa de sudor, grasa e incluso células muertas de nuestra piel que, aunque nos parezca extraño, pueden provocar acné y demás imperfecciones.



¿Las almohadas se pueden lavar?¿Las almohadas se pueden lavar? Aunque no es necesario hacerlo tan a menudo como con las fundas, las almohadas pueden (y deberían) lavarse una o dos veces al año para para eliminar los ácaros, hongos y bacterias que van acumulándose en ellas. No debemos olvidar que pasamos, de media, entre siete y ocho horas al día respirando sobre la almohada, cosa que la convierte en el cultivo ideal para que hongos, ácaros y algunas bacterias vayan creando en ella su propio ecosistema. Por norma general, se recomienda evitar lavar en casa las almohadas de plumas, viscoelásticas y látex puesto que necesitan secarse muy bien eliminando totalmente cualquier tipo de humedad que pueda quedar en su interior. Por otro lado, las almohadas de fibra pueden lavarse sin problema en la lavadora. Se recomienda lavarlas con agua caliente para acabar con los microorganismos y con una pequeña dosis de detergente y suavizante. Para que la almohada se ahueque durante el lavado, se recomienda, además, introducir en el tambor una o dos pelotas de tenis que irán moviendo su contenido a medida que avance el programa de lavado. Cuando esté limpia, no se debe escurrir ni retorcer. Para que se seque bien, primero hay que aplastar la almohada ligeramente en una superficie lisa y limpia (como por ejemplo una bañera) y luego pasarle una toalla seca para retirar la mayor humedad posible. También se puede dejar la almohada en una superficie lisa, sobre un par de toallas, dándole la vuelta de vez en cuando para evitar que la humedad se acumule por una sola cara. A continuación, se puede dejar secar al aire o introducirla en la secadora. Si somos reacios a meter la almohada en la lavadora, también se puede obtener un buen resultado lavándola a mano, aunque para ello sea necesario invertir un poco más de tiempo y esfuerzo. En cualquier caso, y si no estamos seguros del lavado que podemos realizar, siempre nos quedará la opción de llevar nuestra almohada a la lavandería, pues ellos mejor que nadie sabrán el cuidado que se deberá que darle.


Información adicional

FabricanteVELFONT
PropiedadClimatizado
MaterialNo
TratamientoNo
MarcaVELFONT
Precio32,30 €

Escriba su propia opinión

Usted está opinando sobre: Almohada Termoreguladora Outlast de Velfont

Etiquetas del producto

Use espacios para separar las etiquetas. Use comillas simples (') para frases.

Los gastos de envío son:

-Península: 5,95 €

-Baleares: 12 € 

El plazo de entrega es de 3 a 10 días laborables desde la recepción del pago del pedido. Se excluyen los fines de semana y los días festivos. Para envíos a Baleares el plazo de entrega se podrá ampliar hasta un máximo de 2 días laborables más.

No se realizarán envíos a las Islas Canarias ni a Ceuta y Melilla.


Algunos de nuestros productos los solicitamos directamente al fabricante, por lo tanto, su disponibilidad puede variar generando un retraso puntual sobre la fecha de entrega.

Si has realizado un pedido y el artículo que has comprado se ha agotado o se va a demorar, no te preocupes, nos pondremos en contacto contigo por email o por teléfono lo antes posible.

Nuestra tienda no se hace responsable si la entrega del pedido no se realiza dentro del plazo de entrega, cuando las causas del retraso sean debidas a la ausencia del destinatario o dirección de entrega incorrecta. La empresa de transporte se compromete a realizar la entrega el día indicado, siempre y cuando no ocurran circunstancias excepcionales.

Cancelar tu pedido

Puedes cancelar tu pedido sin ningún coste siempre que no haya entrado en el proceso de empaquetado y envío. Envía un email a contacto@areaconfort.com indicando tu nombre y la referencia del pedido o llamando al teléfono 615949273 de lunes a viernes en horario comercial (09:00-14:00 horas y 17:00-20:00 horas).

En el caso de que ya haya sido enviado, tendrás que asumir los gastos del transporte de la devolución.

Tienes, si no estás conforme con la compra realizada, 15 días para decidir si te lo quedas, lo cambias o lo devuelves.

Puedes realizar el cambio o devolución enviando un email a contacto@areaconfort.com o llamando a nuestro número de atención al cliente 615949273.

Opciones de devolución:

-Devolución del dinero: dispones de 15 días para solicitar la devolución de cualquier producto y en el plazo de 24-48 horas, después de haber recibido el producto devuelto, te reembolsaremos el importe.

-Cambio del producto: si prefieres cambiar el producto por otro de nuestra tienda web. También dispones de 15 días.

Para tu comodidad, ponemos a tu disposición el servicio de recogida o si lo prefieres puedes devolver el pedido utilizando tus medios.

Los portes de la devolución son:

-Península: 5,95 € 
-Baleares: 12 € 
Si la devolución es debida a que algún producto se encuentra defectuoso o a algún error nuestro (color, talla, etc.) los gastos de envío de la devolución los pagamos nosotros.

No se admite devolución y/o cambio de productos lavados o usados, fabricados a medida o personalizados.

En el caso de que desees realizar un cambio, tan solo tendrás que abonar los portes de la devolución, los portes del nuevo envío, son gratis.

PRODUCTOS INTERESANTES

Colchoneria AreaConfort