Cubrecolchones

Ropa de Cama

Cargando...
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-12 de 47

Página
por página
Fijar Dirección Descendente
  1. Cubrecolchón Allerban Platabanda 45 cm. Acolchado de Mash
    Tan bajo como 55,44 €
  2. Cubrecolchón Tencel Confort Acolchado Mash
    Tan bajo como 39,72 €
  3. Cubrecolchon Eco Calma Velfont
    Tan bajo como 38,00 €
  4. Cubrecolchon Acolchado a medida Top Wool Velfont
    Tan bajo como 78,10 €
  5. Cubrecolchon Acolchado Top Wool Velfont
    Tan bajo como 53,00 €
  6. Cubrecolchón Termoregulador Cool Belnou
    Tan bajo como 41,36 €
  7. Cubre colchon Viscoelastico para Cuna Baby Relax Belnou
    Tan bajo como 31,20 €
  8. Cubrecolchón Impermeable Baby Vento Belnou
    Tan bajo como 21,60 €
  9. Cubrecolchón Reversible Transpirable Lino Belnou
    Tan bajo como 41,60 €
  10. Cubrecolchón Impermeable Vento de Belnou
    Tan bajo como 36,80 €
  11. Cubrecolchón Reversible Marriot Belnou
    Tan bajo como 28,80 €
  12. Cubrecolchón 3D Belnou
    Tan bajo como 36,80 €
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-12 de 47

Página
por página
Fijar Dirección Descendente

¿Qué es un cubrecolchón?

Los cubrecolchones acolchados se crearon para, además de proteger el colchón, mejorar la comodidad del mismo. Y para ello, los cubrecolchones cuentan con un relleno interior que le proporciona un confort extra al usuario, y que es lo que los diferencia de los protectores de colchón. Algunos colchones no son tan cómodos como se podría desear o, con el paso del tiempo, van perdiendo el confort que tenían inicialmente, pero quizás tampoco es el momento de cambiarlo; para ello, lo ideal es utilizar un cubrecolchón que, además de protegerlo de suciedad y manchas, nos aportará un confort extra, que nos ayudará a obtener un descanso más saludable.



¿En qué se diferencia un cubrecolchón de un protector de colchón?

Los cubrecolchones se colocan tan fácilmente como una sábana bajera y protegen nuestro colchón, además de proporcionar un excelente nivel de confort. Existen cubrecolchones impermeables, que protegen nuestro colchón frente a los líquidos al mismo tiempo que permiten a nuestra piel respirar, evitando así el calor. Y también existen cubrecolchones reversibles, sin lámina impermeable, y con rellenos de diferentes calidades y propiedades, como la fibra, el algodón, el bambú o la lana. También existen los cubrecolchones antiácaros, que como su propio nombre indica llevan un tratamiento antiácaros científicamente testado y que conserva intactas sus propiedades tras los lavados.